MIKVÁ

Cada Ser Humano es un ser único y especial.
El Ser Humano es cuerpo y alma al mismo tiempo Cuerpo y alma son dos aspectos de la vida y no se oponen; se complementan.

Hay cosas que hacemos con el cuerpo que determinan cosas que le acontece al alma y viceversa hay cosas que le pasan al alma que repercuten en el cuerpo.

El cuerpo… todos sabemos qué es el cuerpo.

El alma tiene una parte que viene de Dios y dos partes que brotan del cuerpo. El alma está compuesta de una proyección de Dios (La Neshama) que se instala en un cuerpo y dos elementos espirituales que son proyección del cuerpo, el Nefesh (pulsión vital) y el Ruaj (intelecto o conciencia). El cuerpo tiene un aspecto material y otro espiritual o psíquico. En el aspecto espiritual, El Nefesh y el Ruaj son dos niveles.

Resumiendo: En todo Ser Humano de distinguen 4 componentes:
• El cuerpo.

• El Nefesh. (pulsión vital)

• El Ruaj. (intelecto, conciencia de lo que sentimos (emociones) y lo que pensamos)

• La Neshama. (el alma divina)

El cuerpo creado por Dios es bello y sagrado, y es instrumento maravilloso para realizar las misiones de la vida, las Mitzvot que la Divinidad estableció para cada uno de nosotros.

La inmersión en la Mikva es una profunda experiencia espiritual que a través del cuerpo transforma el alma. Nos transforma de una situación de “Tamé” a una nueva situación de “Tahor”

Tame es un estado en que algo es impropio, inmaduro, impertinente, no listo!

Tahor es un estado vital, fecundo, propio, listo, pertinente!

¿Por qué hay dos palabras diferentes Tamé y Tahor? ¿Por que uno no es exactamente la negación del otro como puro e impuro? Porque así como la oscuridad no es lo opuesto de la luz, no es necesario estar Tamé para buscar estar “más” Tahor.
La Mikva es una transformación en dirección a más luz, más pureza (independiente de cuanta luz tengas, siempre podrías tener más!).
Preparación en antes de la Mikva

Entramos a la Mikva desnudos, con solo nuestra entera humanidad sin ropas ni cosméticos ni alhaja. Ante Dios no hay rangos ni status.
Quitarse todo cosmético, pinturas, esmalte de uñas remover todo objeto artificial que interrumpa el contacto directo entre el cuerpo y el agua.
Bañarse sin apuro, para remover toda partícula ajena al cuerpo, incluyendo callosidades y piel escamada para que todo el cuerpo pueda sentir el agua de la Mikva

Preparar salida de baño, toallon, secador de pelo y todo lo necesario para estar confortable antes del baño en la Mikva y después del baño. Como el ideal que propone la Torá es la combinación armónica del sentido de humildad
con la capacidad de gozar con plenitud, después de la Mikva pueden usarse cosméticos, perfumes, alhajas, etc.

En la MIKVAH: 5 pasos (5 como la letra sagrada del nombre de Dios)

1) Be tzelem Elohim בְּצֶלֶם אֱלֹהִים (A imagen de DIOS somos)
Quitarse toda la ropa (si hace falta tomar nuevamente una ducha)
Ve ahabta le reaja kamoja (amaras a tu prójimo/amigo como a ti mismo – kamoja). El amor es una fuerza que nace dentro de uno que es pleno y se dirige hacia otros. Para amar a otro hace falta amarse a si mismo. Por eso después de quitarse la ropa, mirarse todo el cuerpo, mirarse al espejo, sin apuro. Tratar de ver en el cuerpo de uno el reflejo de la Divinidad.
Tomar aire inspirando lentamente pero profundamente para que el aire vaya más allá de los pulmones, alcanzando hasta los pies. Suspirar y que sea audible el suspiro.
Prestar atención al Nefesh que palpita. Entrar a la Mikva.

2) Mi kamoja ba Eilim Adonai מִי כָמֹכָה בָּאֵלִם יְהֹוָה (¿Quién como Tú entre los poderes cósmicos, Adonai!)
Sumergirse lentamente hasta que el agua cubra toda la cabeza y el cabello.
Sentir el agua bañándome por afuera y haciendo que la Neshama movilice el Ruaj adentro.

3) Shema Israel . שְׁמַע יִשְׂרָאֵל (Atiende Israel)
Sacar la cabeza del agua y ejerciendo el poder del Ruaj invocar a Dios la inspiración de la Neshama:
BARUJ ATA ADONAI ELOHEINU MELEJ A OLAM ASHER KIDSHANU VE MITZVOTAV BE
TZIVANU AL A TEVILA

בָּרוּךְ אַתָּה יְהֹוָה אֱלֹהֵינוּ מֶלֶךְ הָעוֹלָם, אֲשֶׁר קִדְּשָׁנוּ בְּמִצְוֹתָיו וְצִוָּנוּ עַל הַטְּבִילָה
Alabado eres Adonai nuestro Dios, Poder soberano del universo, que nos has santificado a través de los preceptos y nos indicaste la Tevilá.

4) Ubajarta bajaim וּבָחַרְתָּ בַּחַיִּים (y elegirás la vida)
Mientras te volves a sumergir en el agua hasta que cubra la cabeza y el cabello admiramos la maravilla de la armonía entre cuerpo y alma que conjugan el Verbo en tiempo presente. La vida es un MOMENTO, un suceso que acontece único y singular. Estar en ESTE momento es espléndido.

Al levantar la cabeza del agua recitar la Braja:
BARUJ ATA ADONAI ELOHEINU MELEJ HA OLAM SHE HEJEIANU VE KIIMANU VE IGUIANU LA ZMAN HA ZE
בָּרוּךְ אַתָּה יְהֹוָה אֱלֹהֵינוּ מֶלֶךְ הָעוֹלָם. שֶׁהֶחֱיָנוּ וְקִיְּמָנוּ וְהִגִּיעָנוּ לַזְמַן הַזֶּה

Alabado eres Adonai nuestro Dios, Poder soberano del universo, que nos has dado vida, nos has sostenido, y nos has permitido alcanzar este momento.

5) Kedoshim Tihiu קְדשִׁים תִּהְיו (santos seréis)
Te volves a sumergir.
Salir de la Mikva, tratá de percibir la “Shejina” que te rodea. Secarse y vestirse con alegría

La santidad es un programa de vida, es acción, es espiritualidad que se siente y se actúa en todo momento. Que tengas un día y toda la vida llena de Mitzvot!